Tips para el cuidado de tu sala.

Elegir una sala es como elegir a tu pareja.

Elegir una sala es como elegir a tu pareja es necesario saber que te gusta, que te sientes bien con ella, que te brinda confort y apoyo, que estará contigo en las alegrías y los momentos divertidos que compartes, que podrá disfrutar contigo de una película romántica o eventos deportivos y, sobretodo que, nunca te arrepentirás de haberla elegido.

 

Tal vez te pueda interesar: 

¿QUÉ BENEFICIOS PARA LA SALUD APORTA COMPRAR UNA SILLA ERGONÓMICA?

 

Recuerda que, la sala es testigo de tardes con amigos, noches románticas y domingos familiares, así que siempre tiene que lucir como tú: radiante, ya que te presentará con tus invitados. Si tu sala es de piel te presentará como una persona sofisticada, elegante, a la que le gusta estar cómoda y disfrutar de las cosas al natural. Si deseas que tu sala te siga presentando como la persona amable y distinguida que eres, procura mantenerla siempre limpia, o comenzará decir cosas malas de ti. Por esa razón, aquí te facilitamos secretos para que tu sala siempre luzca hermosa.

¡Elimina imperfecciones al instante! Algunas veces manchamos nuestros sillones con tinta de lapicero o plumón, y pareciera que la marca quedará de por vida. Pero, ¿y si se borra la evidencia en cuanto suceda? Lo único que necesitas es, literalmente, borrar con una goma que no sea de migajón, tu sillón. El resultado podría sorprenderte.

Limpia con un paño húmedo. Si el mueble tiene alguna mancha, lo primero que debes hacer es probar limpiándolo con un trapo húmedo. Pero ten cuidado, algunos recomiendan limpiar en seco, así que antes de hacer cualquier otra cosa, o de limpiar tu sillón procura leer las instrucciones. Puede parecer tedioso y aburrido, pero a veces es necesario saberlo para que los sillones luzcan siempre hermosos.

¡Adiós al polvo! – Sacúdelo regularmente. Al igual que cualquier otro mueble de tu hogar, el polvo es el enemigo siempre presente y casi invencible de tu sala. El primer paso para iniciar una limpieza exhaustiva, y el que debes hacer con mucha frecuencia para evitar que se acumule, es quitar el polvo. Algunos tipos de piel tienen pequeñas grietas en las cuales se puede ir concentrando el polvo si no lo retiran frecuentemente, otros como la gamuza pueden perder su apariencia natural. La mejor opción es limpiar los sillones con microfibra, un cepillo de cerdas suaves o definitivamente con la aspiradora, pero nunca con aspiradoras de calor. Así podrás mantener tu sala impecable.

Para sillones blancos, cuidado especial. El color blanco exige más atención que otros colores. Es el delator por excelencia. Pero también te otorga más elegancia y clase que cualquier otro color, así que vale la pena. Si quieres que tus sillones blancos siempre luzcan perfectos, entonces debes limpiarlos con una mezcla de dos partes de aceite de linaza y una de vinagre. Recuerda que para probar que las mezclan no manchen tus sillon es debes aplicar un poco en una parte que no sea visible.