Tipos de sillas de oficina

No todas son iguales. Para encontrar la silla de oficina recomendada para ti, has de saber qué existen estos tipos: 

Sillas operativas

Las clásicas. Se caracterizan por tener una plataforma que permite girar el asiento en 360º, por disponer de ruedas y por ser elevables en altura. Se pueden encontrar con y sin reposabrazos.

Sillas confidentes

Suelen acompañar a las sillas operativas en despachos y oficinas, por ejemplo, aportando un asiento para clientes y visitas. Son las más simples. Poseen cuatro patas fijas, una base y un respaldo acolchado, pero no reposabrazos ni extras de ningún tipo.

Sillas gaming 

Se trata de sillas para videojuegos ya que permiten adquirir una postura ideal para utilizar un PC o videoconsola con este fin. Sin embargo, puesto que permiten colocar los brazos en la posición correcta para usar el teclado y el ratón, muchas personas las usan como silla de trabajo. Cuentan con una estética agresiva y están dotadas de un respaldo ergonómico, reposabrazos, apoyacabezas y cojines lumbares y circulares.

Sillas con mecanismos basculantes

Su peculiaridad es que pueden reclinarse hacia atrás en varias posiciones. De este modo, si la pantalla está elevada, el usuario puede adquirir una postura más cómoda y adecuada.

Sillas ergonómicas

Sus diseños se enfocan en el confort, en la protección de la columna vertebral y en la prevención de molestias y dolores de espalda y cuello.

Sillas de mecanismo sincronizado

El respaldo y el asiento forman una sola pieza y, por tanto, su posición en términos de altura e inclinación se puede regular simultáneamente.

Sillas con mecanismo de contacto permanente

Garantizan que la espalda toque en todo momento el respaldo, de ahí su nombre. Son las mejores sillas de oficina para dormitorios infantiles y de adolescentes.